Es importante que cuando decidamos viajar busquemos algo de información acerca de los lugares que vamos a visitar, ya que muchas veces no veremos con los mismos ojos un lugar si conocemos su historia y su presente y sus aspiraciones de futuro o si no tenemos información alguna. Por esa razón, hoy vamos a hablar un poco sobre Chiang Mai, un destino turístico y cultural que vale la pena recorrer si viajamos a Tailandia.

Chiang Mai, capital y provincia

La ciudad de Chiang Mai es la capital de la provincia que lleva el mismo nombre. Se encuentra situada en la parte norte y sin duda alguna se trata de la ciudad más grande y que ha ido acumulando una mayor cantidad de elementos culturales en comparación con el resto del país.

En esta ciudad habitan aproximadamente 700.000 personas, lo que viene a ser prácticamente la mitad de toda la provincia. Además, a sus alrededores podemos encontrar varios distritos que han ido creciendo lentamente pero se han ido anexionando y dependen directamente de Chiang Mai.

Esta ciudad fue fundada por el rey Mengrai se calcula que en el año 1296, pero debido a la situación de enfrentamientos y luchas, se vio obligada a crear un foso y a rodear la ciudad con un muro fundamentalmente para crear una defensa efectiva frente a los birmanos.

Pese a ello, estos invasores consiguieron ocupar la ciudad en varias ocasiones, especialmente debido a la pérdida de poder y representación de Chiang Mai en el país.

En el año 1774 ya formaba parte de Siam, expulsando a los birmanos, pero debido a ello, la ciudad quedó abandonada aproximadamente en el año 1776, y no fue hasta el año 1791 cuando comenzó de nuevo a ser repoblada.

La herencia cultural de Chiang Mai

Pero es precisamente su historia la que ha permitido contar con una herencia cultural verdaderamente sorprendente, adoptando rasgos de distintas culturas y edificaciones que dejan claro tanto la felicidad como el sufrimiento respirado por todas estas paredes.

Un buen ejemplo de ello son los más de 300 templos budistas que podremos visitar y que fueron construidos en siglos distintos, lo cual también permite ver la evolución de la propia religión y los cambios arquitectónicos experimentados.

Por otra parte, se siguen conservando algunos festivales a los que se han unido otros nuevos que son fuertemente seguidos por la población. Entre ellos podemos destacar el Festival de la Flor que tiene lugar el primer fin de semana del mes de febrero, momento en el que comienza la floración. En este mismo festival también se realiza una competición para elegir a la mujer más guapa.

Otro festival importante es el Yi Peng, el cual tiene lugar en noviembre y dura tan sólo una noche de luna llena. En este festival se decoran cajas con flores y velas y se colocan sobre los canales que transcurren a lo largo de la ciudad. El objetivo es rendir honor a la diosa del agua. También se suelen lanzar globos con aire caliente.

Por último también tenemos el Songkan, un festival que se celebra en abril y que correspondería al Año Nuevo. La entrada del nuevo año fomenta la práctica de actividades religiosas aunque también encontramos un montón de otras actividades centradas en el ocio así como desfiles e incluso la elección de la mujer más bella para el nuevo año que se presenta.

En esencia, Chiang Mai pone a nuestra disposición algunas de las experiencias más sorprendentes y por supuesto una arquitectura que vale la pena conocer especialmente si queremos aprender un poco más acerca de la cultura y la evolución de Tailandia.

Chiang Mai, un viaje por la cultura de Tailandia

Gracias por la foto a HereIsTom

Si estás pensando en viajar a Tailandia puede que te interesen estos artículos: