Hoy vamos a viajar a un lugar distinto y que nos trasladará a un mundo al más puro estilo de las novelas de Julio Verne. Se trata de la exposición Les Machines de L’Ile de Nantes, un lugar que sin duda alguna despertará nuestros sentidos y que llamará mucho la atención de los amantes de lo surrealista.

Les Machines de L’Ile de Nantes

Les Machines de L’Ile de Nantes es una exposición que sin duda alguna nos llamará verdaderamente la atención, dado que no hemos encontrado en todo el mundo algo similar.

En ella podremos ver algunas construcciones verdaderamente asombrosas al más puro estilo retro – futurista, ya que es como volver al pasado y visitar de nuevo aquellas máquinas que Leonardo da Vinci pensaba que iban a ser los verdaderos símbolos del futuro.

Y nada más acertado, ya que hoy en día se han convertido en elementos muy representativos y han destacado en algunas de las novelas más apasionantes como las escritas por el fantástico Julio Verne.

El lugar para poder disfrutar de este lugar de ensueño y fantasía es Nantes, y más concretamente nos tendremos que dirigir a la zona de los astilleros industriales.

El lugar de las impresiones

Pero es desde el mismo instante en el que empezamos entrando a esta fantástica exposición cuando nuestra boca se abre y permanece abierto durante todo el recorrido, y no es para menos, ya que las sorpresas nos aguardan en cada uno de los rincones, disfrutando de algunos elementos arquitectónicos y construcciones que devuelven a la vida a aquellos inventores que incluso desde hace siglos llevan sorprendiéndonos y trayendo al futuro una imagen de cómo se veía nuestro tiempo desde el pasado.

Lo más curioso de todo es que hicieron falta muchísimos años para que algunas de estas bellezas de la creación humana se transformasen en realidades, lo que sin duda demuestra que muchos de aquellos proyectos finalmente acabaron haciéndose realidad.

Sin duda alguna nos encontramos ante uno de los atractivos turísticos más destacados de Nantes, y que además nos ofrece un entorno donde los más pequeños de la casa pueden dejar volar su imaginación y aprender de los grandes. No obstante, no sólo serán ellos los que disfrutarán, ya que nosotros mismos volveremos a soñar como lo hacíamos antes, y para ello tan sólo tendremos que andar unos simples pasos y descubrir toda la magia que François Delarozière y Pierre Orefice han conseguido plasmar en esta exposición de ensueño.

Estas esculturas han sido realizadas fundamentalmente utilizando acero y madera, y una de las características más destacadas es que podremos interactuar con muchas de ellas, como es el caso destacado de El Gran Elefante, una figura que cuenta con un total de 12 m de altura y un largo de 21 m donde pueden subir a la vez hasta un total de 50 personas.

Si queremos dar un viaje al pasado y volver a experimentar esos sueños que nos hicieron tener fantasías y pesadillas, aquí podremos ver cómo se materializan y se vuelven carne para volver a formar una parte importante de nuestras vidas.

Les Machines de L’Ile

Gracias por la foto a traaf