Muchas veces nos gusta realizar viajes turísticos pero con la condición de que contengan algo especial, es decir, no sólo queremos visitar lugares históricos y populares, sino que hay algo dentro de nuestro interior que nos pide vivir una experiencia inigualable y original, y esa es la razón por la que hoy vamos a conocer el cementerio Highgate.

El origen del cementerio Highgate

El cementerio Highgate se encuentra localizado en la parte norte de Londres, por lo que se trata de un destino ideal en el caso de que decidamos viajar a lugares ya sea por trabajo, estudios o directamente por ocio, y es que esta zona se trata sin duda de un destino cultural histórico muy importante.

Su origen data de mediados del año 1839, y su construcción se debía a la falta de espacio en los cementerios ya existentes que por aquel entonces solían construirse alrededor de las iglesias.

No obstante, pocos años después y más concretamente en 1854, la fuerte afluencia de “clientes” hizo que tuviese que ser ampliado creando una segunda instalación que a día de hoy todavía sigue comunicada con la primera.

El cementerio Highgate y el paso del tiempo

Pero pese a su popularidad, la situación hizo que en el año 1956, más de un siglo después de su construcción, quedase abandonado y pasase a convertirse en un cementerio en ruinas, pero ya en el año 1981, un grupo de personas decidieron recuperarlo y mantenerlo, gracias a los cuales hoy en día podemos disfrutar de una de las atracciones más interesantes de Inglaterra.

Durante su abandono, fueron muchos los que realizaron actos vandálicos en la zona e incluso llegaron a profanar algunas de las tumbas, pero no todo quedó aquí, sino que algunas asociaciones de dudosas actitudes decidieron realizar sus actividades en este lugar de forma que acabó convirtiéndose en algo tenebroso e incluso peligroso en algunas ocasiones, especialmente si creemos en la palabra de aquellos que consideran que este lugar estaba rodeado de vampiros y seres de ultratumba.

Entre los enterrados más populares de este lugar podemos destacar a Mickael Faraday, Tom Sayers, familiares de Charles Dickens o Karl Marx.

El cementerio Highgate, un lugar histórico y turístico

Gracias por la foto a loretahur