Katmandú es la capital de Nepal y se caracteriza por ser la ciudad más grande de todo el país con una población de cerca de 1 millón y medio de habitantes. Hoy vamos a tratar de hablar de este destino que va a llenar nuestro estómago nuestro cuerpo y nuestra alma.

Conociendo Katmandú

Katmandú es considerada como uno de los pueblos más antiguos del país ya que data del año 167 a. C., lo cual ha podido ser comprobado a través de los yacimientos arqueológicos descubiertos.

Según parece, el lugar donde a día de hoy se ubica la ciudad era en realidad un lago que se fue secando con el paso de los años, y según nos dice la mitología, el que lo drenó fue Manjushree, un Dios hindú, y desde entonces permanece vacío y gracias a ello pudo nacer la ciudad.

No obstante, y volviendo a la ciudad, podemos destacar que cuenta con una temperatura bastante agradable, aunque dependiendo de los meses podemos llegar a pasar frío ya que las mínimas pueden alcanzar los 2 °C mientras que las máximas difícilmente llegan a los 29 °C. Las precipitaciones en la zona escasean a lo largo del año salvo entre los meses de mayo y septiembre, siendo más abundantes por norma general durante el mes de julio.

Estos aspectos deben ser tenidos en cuenta para organizar de la mejor forma posible nuestro viaje a Katmandú.

Cómo disfrutar de Katmandú

La belleza de Katmandú es incuestionable, y por supuesto cuenta con algunas características muy habituales en las ciudades nepalíes; las múltiples tiendas donde podremos encontrar desde productos de alimentación hasta artículos hechos a mano y que sin duda pueden ser un recuerdo fantástico para llevar a casa, los medios de transporte muy frecuentemente utilizados por los turistas, etcétera… Viajar aquí supone envolvernos en un entorno que difícilmente conoceremos en nuestras ciudades de origen.

En este sentido recomendamos fundamentalmente dar un paseo por el barrio de Thammel, una zona muy frecuentada por los turistas donde encontraremos una serie de callejones por los que podremos perdernos sin ningún problema. Además, aquí tendremos la posibilidad de disfrutar de una gran cantidad de alojamientos especialmente pensados para los turistas así como restaurantes donde probar tanto la gastronomía del lugar como algunos platos especiales desconocidos para nosotros.

Barrio de Thammel en Katmandu

Muy cerca de aquí tenemos la plaza Durbar, que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, y sin duda alguna es un verdadero referente hasta el punto de haberse convertido en uno de los lugares más populares de todo Katmandú. Eso sí, cuenta con unas dimensiones bastante considerables, por lo que recomendamos que la visitemos con el tiempo suficiente y de esta forma no dejar nada sin conocer.

Por supuesto también contaremos con otros muchos destinos interesantes como el Swayambhu, un templo desde el que podremos disfrutar de una vista panorámica de prácticamente toda la ciudad. Otros de los templos interesantes es el templo Boudhanath Pashupatinath.

Y volviendo de nuevo a nuestro barrio de partida, otro de los puntos clave de Katmandú es el parque Dreams of Gardens, pero está claro que no podemos marcharnos de la ciudad sin disfrutar de su fantástica gastronomía o realizar nuestras compras para no olvidar esta experiencia.

Para ello encontraremos un sinfín de comercios que atienden tanto a los habitantes con productos de primera necesidad como a los turistas que buscan ese detalle desconocido y exclusivo para sus hogares.

Sin duda alguna se trata de un viaje que nos enriquecerá y que además no resulta excesivamente caro, aunque para ello es importante que nos organicemos de la mejor forma posible y no permitamos que nada quede al azar.

Aquí encontrarás algunos datos útiles.

Conociendo Katmandu

 

Gracias por las fotos a  lior shapira (1) y Alex_Saurel (2)