Si tenemos pensado viajar a Francia, recomendamos visitar todos los numerosos templos históricos que por norma general tienen una base religiosa y que han marcado un antes y un después en muchos casos sobre la arquitectura del país. En esta ocasión vamos a dirigirnos a la abadía de Alet les Bains.

Alet les Bains se encuentra en la ciudad que lleva el mismo nombre en la zona sur del país, y se trata de un templo benedictino que tuvo su origen a principios del siglo IX, más concretamente en el año 813. No obstante, no fue hasta el siglo XIV cuando recibió el título de catedral.

Debido a su localización ya se da por hecho antes de conocer su historia que formó parte importante en los conflictos de los Pirineos. En el lugar se encontraban viviendo varios monjes benedictinos aunque fue en el siglo XI cuando fue atacado por el Conde de Casanova. Es por ello que en el siglo XII se construyeron varias fortalezas y murallas aunque durante las Guerras Religiosas del siglo XVI volvió a ser invadida y a finales del siglo XVIII fue destruida quedando como podemos verla hoy en día.

Del lugar podemos destacar las fantásticas vistas además de la mezcla de tonalidades que van cambiando dependiendo de la posición del sol. Por otra parte todavía conserva sus torres originales que son la torre de Notre Dame y la de San Miguel.

Sin duda se trata de un lugar que merece la pena visitar así como enfrascarnos en la historia que transcurrió por estas tierras.

Alet les Bains

Gracias por la foto a art_roman_p