Si estamos pensando viajar a China, estamos completamente seguros de que no dejaremos pasar la oportunidad de visitar los fantásticos mercadillos chinos. No obstante, dichos mercadillos no son precisamente a lo que nosotros estamos acostumbrados, por lo que seguidamente vamos a dar algunos consejos que nos permitirán ahorrar una buena cantidad de dinero en nuestras compras y recuerdos.

La paciencia es una virtud

Lo primero que debemos tener muy claro es que la paciencia debe ser nuestra bandera cuando vayamos a comprar a un mercadillo chino. El día que elijamos para ir tenemos que dedicarlo en exclusiva y desprogramar cualquier otra tarea que tengamos pensada.

Buscar en varios lugares

Cada uno de los vendedores tiene sus propios precios, por lo que siempre recomiendo visitar varios puestos para comparar precios, y a partir de ahí siempre regatear.

Cómo regatear

A la hora de regatear, lo que tenemos que hacer es ofrecer menos cantidad de la cuarta parte del precio que nos den. Como ya hemos visitado varios puestos, más o menos nos podemos hacer una idea del precio en el mercado de lo que queremos comprar.

Por ejemplo, si nos piden 20 por un producto, nunca ofreceremos más de cuatro para empezar. En el caso de que veamos que no está dispuesto a bajar el precio, recomendamos ir desplazándonos a otro puesto, y seguramente al momento nos empezará a rebajar.

Cuál es el precio correcto

También es importante que sepamos que el precio real de ese objeto es tan sólo de un tercio del valor que nos den, por lo que en ningún caso pagaremos más de esta cantidad. Por ejemplo, si nos piden 10, nunca pagaremos más de 3,30. Si pagamos más, en realidad estaremos pagando demasiado.

Esta forma de regatear es totalmente aplicable en Tailandia. Por lo que si vais a ir de viaje a Tailandia no olvidéis estos pequeños conejillos!

mercadillo china

Gracias por la foto a edans