Si os dicen “luces de neón, recreaciones gigantescas de la arquitectura europea, limusinas, hoteles colosales, imitadores de Elvis Presley y Marilyn Monroe, bodas exprés, apuestas, premios”… Sí, seguramente ya habréis adivinado que estamos hablando de Las Vegas, la “Sin City” o “ciudad del pecado”.

El ritmo de Las Vegas es absolutamente increíble y sus encantos forman parte de cualquier ruta de viaje que se precie. Porque si algo tiene la city son casinos, más de 1.500, y muchos de ellos son de fama mundial.

“Las Vegas” cuelga el cartel de bienvenida para millones de turistas cada año, turistas que llegan a sus grandes avenidas pobladas por hoteles gigantescos, grandes restaurantes, y casinos rodeados de escenarios temáticos… No en vano, Las Vegas es también un escenario habitual de las grandes producciones cinematográficas. Por citar algunos de los más conocidos, el Hotel Casino Bellagio, se ha convertido en un buque insignia: con más de 2.000 juegos de casino, como máquinas tragaperras y centenares de mesas de juego, es además un referente entre los campeonatos de póquer a nivel internacional.

Los Casinos temáticos de las Vegas

El Bellagio se localiza en pleno corazón del Strip, la vía en la que se encuentran otros de los grandes casinos, muchos de ellos, de reconocido aspecto temático.

El “Venetian”, como su propio nombre indica, recrea la ciudad italiana con todo lujo de detalles. Y, para que os hagáis una idea de hasta qué punto, las góndolas incluidas. En el caso del “Luxor”, los jeroglíficos y las pirámides flanquean la entrada al casino. El “Paris las Vegas” alza una reproducción de la Torre Eiffel mientras que el New York, New York” hace lo propio con la Estatua de la Libertad. Por su parte, el Excalibur rodea a los jugadores de un ambiente medieval; en el Stratosphere podréis incluso subir a una montaña rusa; y ya en el Caesars, su interior encierra una decoración inspirada en el antiguo imperio romano.

Gracias por la foto a  Moyan_Brenn y sistemlord