Viajar es un placer del que todos disfrutamos, y es que pasar unos días rodeado de cosas nuevas y ajenas a tu vida cotidiana, nos ayuda a relajarnos y a disfrutar más del presente.

Cuando viajamos es importante tener varias consideraciones en cuenta, ya que al visitar un país o ciudad del que no conocemos nada, y con un idioma diferente del nuestro, podemos ser víctimas de acciones poco deseables y que aporten malas experiencias a nuestro viaje.

Os dejamos con varios consejos a la hora de acceder al transporte cuando estamos de viaje por el continente asiático:

  • Viaja siempre en transporte público, ya que es una manera de ahorrar, e intenta evitar a los conductores de taxis y vehículos similares.
  • No podemos dar por sentado que un taxista sabe siempre a donde se dirige, por lo que asegúrate de que conoce el destino que le has pedido. Enséñaselo claramente en un mapa para que vea que sabes el sitio exacto al que quieres ir.
  • Si subes a un taxi, y el taxista no quiere activar el taxímetro, te recomendamos no viajar con él, ya que estará tratando de cobrarte más de lo debido. Intenta negociar siempre el precio antes de comenzar el trayecto. Otra opción es que nada más entrar le digas ‘meter’ please, y si no quieren activarlo pues nada os bajáis o negociáis, aunque siempre os saldrá más caro negociando ya que con el taxímetro se paga muy poco.