El castillo de Bran, cuyo nombre original en húngaro es Törcsvári kastély, es una gigantesca construcción medieval repleta de historia la cual se encuentra ubicada en Transilvania, uno de los lugares más llenos de leyenda e historia sobrenatural de toda Rumania, pues es aquí donde nace el conocido mito de Drácula que, pese a ser un personaje de ficción creado por el escritor Bram Stoker, se dice que el personaje histórico en el cual se inspiró el escritor para dar vida a su libro, Vlad III Drăculea, pudo habitar en este castillo.

Más allá de los mitos este castillo es un monumento de valor nacional y uno de los lugares que atraen más turistas de toda Rumania, dado que tanto su antigüedad como su arquitectura hacen de el un lugar digno de visitar.

En la actualidad el castillo se encuentra abierto para los turistas quienes pueden adentrarse en el para visitar su interior tanto solos como en un tour guiado, aunque con el tour pueden visitarse más estancias que en la visita normal.

El Castillo del conde Drácula

Gracias por la foto a oldupai