América central es una parte del gran continente americano, el cual solemos asociar con climas cálidos, entre desiertos y paisajes de costa, pero Mexico esconde una increible cueva, que parece sacada del sitio más gélido del planeta.

La cueva de los cristales de México está ubicada concretamente a 300 metros bajo el suelo en la Mina de Naica, y en ella nos encontraremos con una cueva abierta de 27 metros de longitud y 9 metros de altura repletos de cristales de selenita gigantes. Es tal el tamaño de estos cristales de esta cueva, que hasta la fecha son los más grandes conocidos de este material.

Los cristales llegan a medir desde 6 metros de longitud, hasta la deslumbrante cifra de 11 metros, y pese a que parezcan de hielo, la temperatura dentro de la cueva puede llegar a alcanzar 50 grados con un 100 % de humedad en el ambiente, por lo que permanecer mucho rato en la cueva es peligroso por que podemos sufrir problemas por shock térmico.

Mina de Naica

Fuente foto: Arjuna