Europa es conocida por ser de los continentes que más se preocupan por la preservación del medio ambiente y por hacer del ecoturismo una forma de interactuar con la naturaleza y conseguir que los visitantes se concienticen y adquieran un respecto por los entornos naturales que prevalecen no solo en esta región, sino en todas partes del mundo.

De este interés en proteger los recursos naturales ha surgido el denominado turismo rural, el mismo que ha tenido un crecimiento muy importante en los últimos años y que ha servido de escaparate que miles de personas para que conozcan las zonas rurales con las que cuentan la gran mayoría de las Ciudades Europeas, en combinación con la práctica de diferentes actividades al aire libre.

Además de esto, los Parques Naturales distribuidos por toda la geografía Europea, reciben todos los años miles de visitantes atraídos por las maravillas en cuanto a la flora y la fauna que albergan, destacándose por ejemplo, Parque della Maremma, localizado en la Costa de la Toscana, refugio de aves y flora mediterránea,  el Valle de Aurland, en Noruega, la Garganta de Samaria, en la Isla Griega de Creta, o Parque Nacional de Bialowieski, ubicado entre Bielorrusia y Polonia.

Tanto el turismo rural como los Parques naturales, forman parte también del ecoturismo, ya que en ambos casos se promueve la práctica de actividades que no dañan los entornos naturales, y se crea la conciencia de la importancia sobre su preservación.

Fotografia destacada: viatgesmagon.com