El Parque Nacional de Yosemite ubicado en los Estados Unidos puede presumir de tener el bosque con los árboles más altos del mundo: las secuoyas.

 

Su belleza natural lo ha convertido en el parque nacional con más fama de California, teniendo no sólo sus admirables y únicos secuoyas sino que también unas increíbles cataratas, unos bonitos remansos y una fauna que tiene como estandartes a los osos negros.

Hablando un poco más de estos árboles podemos decir que tienen una gran longevidad debido a que superan los 3.000 años de vida, tienen una altura que logra superar los 100 metros y su anchura llega a los 7 metros de diámetro en el tronco. Una increíble atracción que no se ve en cualquier lugar del mundo, árboles antiguos y de gran tamaño.

bosque de secuoyas gigantes

Gracias por la foto a Diego Ituño